La Romera, el oasis del Aburrá Sur

0
404

Sus múltiples senderos ecológicos, la excelente vista que se disfruta desde su cima y la tranquilidad que brinda el bosque y las aves que allí habitan, hacen de este lugar todo un paraíso en medio de la gran urbe que se teje al sur del Valle de Aburrá.

181 hectáreas de bosque conforman La Romera, y su territorio integra a los municipios de Caldas, Sabaneta y Envigado. Su gran vegetación hace el ambiente más húmedo, llamativo para las decenas de caminantes quienes recorren su calle y caminos empedrados para disfrutar de la fauna y flora que allí se encuentra.

“Sí algún día me echan de mi casa, me vengo a vivir a La Romera”, así lo confiesa Santiago, un joven habitante del barrio Entreamigos del mismo municipio, y quien practica el downhill -descenso en bicicleta- desde hace cinco años en compañía de dos amigos.

Ardillas, guaguas, gurres, cusumbos, guacharacas y tucanes, y algunas especies de aves, habitan junto a las quebradas Buenavista y La Doctora, a la que se le atribuyen poderescurativos –de allí su nombre-, especialmente para curar la esterilidad. Según un viejo campesino, las familias de la zona están conformadas por largas listas de niños y niñas; “yo conozco muchas mujeres que se venían a bañar y a los meses concebían niños”.

En el Alto de Piedra Blanca está ubicado el parque Ecológico La Romera, el cual es frecuentado durante la semana por amantes al deporte, aunque al llegar el fin de semana se convierte en el lugar perfecto para acampar y disfrutar de la panorámica del sur del valle del Aburrá gracias a sus 2.650 metros de altura.

Entre 80 y 100 personas llegan cada fin de semana al Parque. Amigos y familias enteras montan allí sus carpas, hacen sus asados o sanchos, y disfrutan de la naturaleza. Y aunque no se han presentado incendios forestales a causa de las fogatas que allí se realizan, las basuras arrojadas evidencian la falta de cultura ciudadana. 

Por esta razón, se implementaron los comparendos ambientales para aquellos que arrojen basuras en La Romera y así lograr que los caminantes se eduquen y apropien del parque ecológico. Además, para acampar ya es necesaria una autorización de la Secretaría de Medio Ambiente de Sabaneta, y el Ejército realiza controles en la noche para evitar el consumo de sustancias alucinógenas.

La compra de predios por parte de la Administración Municipal garantiza a los habitantes de Sabaneta y de los demás municipios del Valle de Aburrá, seguir disfrutando de este hermoso lugar de manera permanente, sin temor a pensar que esta gran reserva sea adquirida por el sector privado y lo convierta en un negocio, lo que impediría que La Romera continuara siendo territorio de todos.

Alejandro Calle Cardona

Periodicociudadsur@gmail.com